Hola a todos y bienvenidos al segundo episodio tecnológico del podcast Hooly. Mi nombre es Ramón López y como prometí en el episodio piloto hoy te guiaré a través de un tema desconocido pero apasionante que son los dominios y los servidores web.

Aunque este capítulo puede resultar un poco largo descubrirías la importancia el servidor tiene en el SEO y en tu proyecto o empresa.

Un tema que a prióri puede resultar algo escabroso pero que gracias a este episodio llegarás a entender de manera mucho más concreta, dando forma a palabras y conceptos que a día de hoy pueden rondar de forma abstracta en tu cabeza.

Qué es un servidor, qué es la computación en la nube, que son las DNS o servicios CDN, porqué aparece mi web y no otra al escribir el nombre del dominio, cómo funcionan los protocolos de correo o emails… y en definitiva, que hay tras todo eso que llega de forma visual a mi móvil u ordenador y el de millones de personas cada día.

Hoy y en este episodio a través de diferentes símiles probablemente termines teniendo un concepto mucho más amplio de estas y otras cuestiones las cuales son la base de tu proyecto, la infraestructura.

Para empezar vamos a definir los tres grandes elementos de tu proyecto online los cuales son el dominio, el servidor también conocido como alojamiento u hospedaje, y tu sitio que son todo el conjunto de archivos públicos al que los visitantes acceden.

Existen cientos de extensiones de dominio, las más comunes son la .com y .es aunque puedes encontrar otras muchas como .org, .net.

El registro de un dominio cuesta 10€ anuales aunque esta cantidad puede variar según el tipo de extensión y agente registrador.

Por norma general empresas de hospedaje ofrecen hospedaje + dominio en packs mensuales a precios muy diversos y ahí es dónde comienza la confusión y el gran error.

Pero rebobinemos.

A cualquier profesional en mi sector esto que voy a decir le va a parecer demasiado obvio, pero a muchos de vosotros no. Yo cuando trabajo en un proyecto web lo hago en mi ordenador, esto quiere decir que mi ordenador tal y como está configurado es el servidor que hospeda me muestra la web o la aplicación en la que esté trabajando.

Por lo tanto, cuando hablamos de un alojamiento o servidor estamos hablando simplemente de un ordenador, o mejor dicho de una reserva de espacio y recursos dentro de ese ordenador en el que pueden haber cientos de proyectos.

Ahora puede que te deje un poco pensativo, ¿puedo comprar mi dominio y que la gente acceda a el a través de mi ordenador personal funcionando como un servidor?.

La respuesta teoríca es Si, la respuesta práctica es No. Pero quédate con que sí, sería perfectamente posible que el ordenador de tu casa u oficina tuviera los datos a los que accede la gente cuando visita tu sitio web o aplicación.

Pero estas empresas de hospedaje no alojan tu web en el salón de estar de casa, de hecho es muy complicado poder ejercer como una empresa de este tipo, son empresas muy potentes las cuales cuentan con sistemas de seguridad que bien podríamos asemejar al de las centrales nucleares en sus instalaciones.

Estas empresas tienen recintos llamados Datacenters, o “centros de datos” traducido al castellano. La función de los datacenter es proteger y facilitar la información de millones de empresas, aplicaciones y sitios web de todo mundo.

Los datacenters son recintos kilométricos como cárceles, con pasillos repletos de estanterias y servidores apilados los cuales cuentan, a diferencia del salón de tu casa, con sistemas de seguridad anti sismicos, anti incendios o inundaciones, protecciones electricas o de ventilación.

Cada uno de esos servidores apilado en estanterías tiene su propia IP anchos de banda de Gigabites por segundo.

Si uno de esos datacenters desapareciera hoy perderíamos cientos de miles de sitios web para siempre.

Pero aun no he respondido nuestra pregunta, ¿como sabe el dominio que el contenido de mi web está en ese ordenador entre millones y no en el de mi casa?.

Cuando registras un dominio entre su gestión básica encuentras la configuración de registros DNS.

Las DNS Domain Name System o en español “sistema de nombres de dominio” le dicen al dominio a que IP debe apuntar para resolver la petición.

Como dijimos la IP es tu servidor.

¿Y cuantos dominios pueden estar llamando a la misma IP o servidor?

Básicamente tantos como quieras.

Puedes encontrar servidores desde los 20€ mensuales hasta los 500€ mensuales de diferentes características en cuanto a hardware. Mientras tengas disco duro y capacidad para procesar todas las peticiones que te hagan, aunque sea lento, podrás seguir añadiendo dominios a esa IP o servidor.

Por lo tanto, cuando contratamos un pack de hospedaje y dominio gratis, lo que estás contratando es un espacio en un ordenador con una IP determinada que puede estar compartido con otros 500 sitios web de los cuales poco sabes.

Además de los registros DNS también puedes configurar otros registros en la configuración del dominio para el envío de emails y otras opciones avanzadas en las que no entraré.

Pero ahora veamos esto como si fuera google, y esta es la web tuempresa.com la cual está en un servidor compartido.

Imagina que el servidor es un bloque de edificios con 5,000 viviendas, en una de esas viviendas reside tuempresa.com.

Google llama a tu puerta y tu contestas “- ¿Quién es?. – Soy google traigo esta petición. – Aquí tienes”

Bien es un trámite sencillo, busca entre 5.000 mil viviendas, me solicitan y entregan.

Pero el problema viene en que internet no es sólo google y como dijimos, no conoces a tus vecinos.

Además de Google realizando peticiones, si cada uno de esos cinco mil vecinos tiene 10 visitas realizando peticiones entonces te encuentras con cincuenta mil personas delante de ti, algunas de ellas pueden estar borrachas bloqueando el paso, o lo que es lo mismo bloqueando el servicio con excesivas peticiones, otras empresas pueden ser estafadoras y todas estáis juntas.

Es por eso que los hospedajes compartidos encontrarás un TTFB muy alto en tus sitios web, o traducido al español, un tiempo de respuesta inicial muy elevado.

Esto quiere decir que cuando un visitante vaya a acceder a tu sitio web el servidor necesitará varias centésimas de segundo antes de empezar a enviar tu contenido.

Llevado a parametros SEO y a experiencia de usuario es un desastre. Este cuello de botella no hará más que crecer y obviamente google es consciente de ello. No pondrá en primer puesto un sitio web que no esté preparado técnicamente para servir de forma eficiente el volumen de tráfico requerido para la búsqueda.

Por otro lado el tema de que tu IP, tu servidor, solamente tenga hospedados sitios web de confianza y veloces hará que tu reputación mejore pero sobre todo que seas completamente dueño de tus actos y datos.

El correo electrónico o “email” no deja de ser otro servicio más capaz de cumplir un servidor.

¿Y como se configura un servidor?

Pues eso es lo complicado. Aunque hay servidores basados en Windows, yo siempre he trabajado y trabajaré en servidores Linux, en el caso de servidores web con la distribución Centos.

Linux es el rey indiscutible por muchos factores que no entraré a valorar en este episodio y su configuración puede ser un autentico quebradero de cabeza.

En Hooly no sólo podemos hacer tu proyecto web a medida, si no que además podemos configurar completamente tu servidor dedicado para que puedas trabajar el SEO desde su base.

Espero que os haya quedado claro que es un dominio, que es un servidor y que es un hospedaje. Para tratar de resumirlo ahora que has asimilado muchos conceptos:

  • El dominio: es la URL de www.tuempresa.com que se configura para apunte a una IP
  • El servidor: es un ordenador que tiene una IP fija determinada (aunque podría tener varias IP’s asignadas)
  • El alojamiento: es una carpeta dentro del servidor configurada para mostrarse cuando alguien haga la solicitud a www.tuempresa.com

Puedes tener muchas webs en un mismo servidor, y estos servidores puedes alquilarlos en un datacenter puede costar entre 20€ y 100€ según las características, y hasta 500€ mensuales o más para servidores de alto rendimiento.

Doy cifras para que podáis sacar números. En muchas ocasiones me encuentro a clientes que tienen registrados multitud de packs básicos y contratos con ofertas especiales en diferentes compañías, de rendimiento y libertad de uso nulo, cuyos costes de mantenimiento en conjunto superan a la mensualidad de un servidor propio.

Si quieres que saquemos números sobre tus gastos actuales no dudes en contactarnos.

Para que nadie se enfade quiero aclarar que he comentado ciertos aspectos de forma superficial, y otros que quería comentar o entrar en mayor profundidad finalmente se quedarán para el siguiente episodio.

Esto es todo por hoy, espero que te haya gustado este segundo episodio del podcast Hooly. Puedes dejarme en tus comentarios que te ha parecido este episodio, dudas, sugerencias y otras consultas.